#ONTHEDRAW | Marco Alom: vivimos en un territorio mágico.
La experiencia con Mads en ‘El Hierro’ ha sido grande desde el principio. Trabajar con otro ilustrador, con el bagaje y reconocimiento de Mads Berg, recorriendo y dibujando los paisajes de tu tierra es un honor. Sentirte embajador de tu isla y poder compartir puntos de vista con otro colega de profesión es un lujo que te permite crecer como dibujante. En un principio pensé que el estar en ruta constante sería agotador pero para nada resultó así. Poder pararte a dibujar, dedicarle a cada cosa el tiempo necesario te ayuda a entender mejor tu entorno y fijarte en detalles que en el día a día pasarían desapercibidos. Creo que vivimos en un territorio mágico que hay que preservar y proteger… ha sido enriquecedor.
Mads Berg, El Hierro, ilustrador, ilustración, onthedraw, islas canarias, Promotur, viaje, ilustrado, entrevista, Marco Alom,
18006
post-template-default,single,single-post,postid-18006,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-4.2.3,vc_responsive
 

08 Sep Marco Alom: “vivimos en un territorio mágico”.

marco_interview02

¿Cómo ha sido la experiencia con Mads en ‘El Hierro’?
Grande desde el principio. Trabajar con otro ilustrador, con el bagaje y reconocimiento de Mads Berg, recorriendo y dibujando los paisajes de tu tierra es un honor. Sentirte embajador de tu isla y poder compartir puntos de vista con otro colega de profesión es un lujo que te permite crecer como dibujante.
En un principio pensé que el estar en ruta constante sería agotador pero para nada resultó así. Poder pararte a dibujar, dedicarle a cada cosa el tiempo necesario te ayuda a entender mejor tu entorno y fijarte en detalles que en el día a día pasarían desapercibidos. Creo que vivimos en un territorio mágico que hay que preservar y proteger… ha sido enriquecedor.

¿Qué esperabas de Mads y con qué te has encontrado?
A un gran trabajador y eso fue lo que encontré. Conocía su obra, sus carteles y los planos del ‘Zoo de San Diego (USA)’. Sabía que verlo trabajar en vivo y en directo sería de gran ayuda para conocer cómo se desenvuelve. Y así ha sido.
Lo que verdaderamente me sorprendió fue su cercanía. Temía encontrarme con alguien distante que viniese a dibujar y a desentenderse de todo. No fue así. Me enseñó que tener mucha experiencia y ser cercano no son conceptos antagónicos.

¿Qué destacarías de Mads a nivel humano y profesional?
Es sorprendente verlo trabajar. Llega a los espacios y los devora con la mirada, los hace suyos y cuando comienza a trabajar logra sintetizarlos de forma espectacular.
El primer día nos acercamos a dibujar la costa del norte de la isla, un litoral rocoso de formas muy complejas donde destacan los prismas de basaltos. Mientras yo intentaba registrar cada detalle Mads dio una serie de trazos con un carboncillo grueso en una hoja pequeña y pasó a otro dibujo. Cuando me fijé en lo que había hecho pude sentir aquel paisaje pintado en detalle, podías sentir el batir de las olas y las formas imposibles. Distinguir lo verdaderamente importante de lo superfluo: esa capacidad hace destacar al buen profesional, llegando al corazón de la imagen. Un privilegio poder trabajar con él.

¿Has visto algo nuevo de la isla que no hayas visto antes de este viaje?
Descubrí otra forma de mirar los sitios. Pude darme cuenta de lo insólito de ‘El Hierro’. No hablo de sus peculiaridades sino de cosas que nos parecen normales y que para otras personas pueden resultar de lo más surrealistas. Por ejemplo como cuando le cuentan que los pastores aquí utilizan un lobo (“lobito herreño”) para defender al ganado de los perros… un poco un mundo al revés, un “Macondo Atlántico”.

¿Algo más que quieras añadir?
Decir que hemos tenido detrás el apoyo y la organización de un buen equipo que hizo esto posible. Creo que es fundamental que surjan iniciativas como esta que dan a conocer nuestras maravillas con ideas frescas. Me alegro de ser partícipe de este proyecto.