#ONTHEDRAW | A mi aire por La Palma
Como buen narrador de historias Steve lo tenía claro desde el principio: salirse del camino e ir a su aire en aras de frescura. Mezclarse con la gente y dejar que pasen cosas. El carácter irlandés abierto también ayuda. Steve no tiene inconveniente en adoptar las costumbres locales y pararse a explicar el proyecto y enseñar sus bocetos a cualquiera que le escuche.
Steve Simpson, ilustrador, ilustración, onthedraw, islas canarias, Promotur, viaje, ilustrado,
17618
post-template-default,single,single-post,postid-17618,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-4.2.3,vc_responsive
 

20 Jul A mi aire por La Palma

Como buen narrador de historias Steve lo tenía claro desde el principio: salirse del camino e ir a su aire en aras de frescura. Mezclarse con la gente y dejar que pasen cosas. El carácter irlandés abierto también ayuda. Steve no tiene inconveniente en adoptar las costumbres locales y pararse a explicar el proyecto y enseñar sus bocetos a cualquiera que le escuche.

steve_photo01

La visita al ‘Museo del Puro Palmero’ en ‘Breña Alta’ fue fruto de esa improvisación. Allí conoció de primera mano todo sobre la manufactura tradicional del tabaco y ver cómo un maestro ‘veguero’ tuerce un puro. No en vano fueron ellos los que introdujeron su cultivo sistemático en Cuba en el s.XVI.

Ya en ‘Los Llanos’ parada obligatoria en ‘El Remo’, el tradicional barrio de pescadores con su bullicio, colorido y pescado fresco a pie de puerto. Es ahora cuando Steve se siente a sus anchas, confraternizando, comiendo y bebiendo productos frescos y plasmándolo todo de forma certera en unas cuantas viñetas geniales.

steve_photo02

La subida al observatorio del “Roque de Los Muchachos” ha sido uno de los puntos fuertes del viaje. Todo se alía para causar impresión: el paraje, la inmensidad y claridad del cielo, el fulgor de las estrellas, el silencio, la oscuridad. Acabó en corro y de manos con unos excursionistas desconocidos observando la inmensidad del cosmos en la cúpula del “Gran Telescopio de Canarias”, el mayor del mundo.

También ha paseado entre las montañas de las salinas de ‘Fuencaliente’, subido a su precioso faro, visitado iglesias, teatros, playas… y lo que le queda.

Mañana tiene programada una paella cocinada entre riscos a la orilla del mar. Y este es uno de esos planes que Steve seguro que no se salta.